¡Gol ni al arco iris! Dolorosa eliminación

Marco Mejía / La Paz

Bolívar mereció mejor suerte frente al Junior, con el que perdió anoche por 3-0, pero pagó caro su inefectividad ante un rival que no fue superior en los dos partidos que jugaron en la fase 3 de la Copa Libertadores.

La Academia ingresó al partido con una línea de cinco en el fondo. El técnico José Ignacio González decidió retroceder a Àlex Granell para que juegue junto a Jairo Quinteros y Alberto Guitián. El experimento dio resultado hasta que el conjunto colombiano metió el primer gol. ¿Era necesario que Granell siga jugando atrás con el resultado en contra?

El Junior entró desesperado y ansioso en procura de conseguir el tanto de la apertura, los celestes estaban bien parados y jugando rápido al contragolpe, de esa forma llegó la opción más clara que tuvieron en el primer tiempo con una gran jugada de Roberto Fernández, quien cedió para el orureño Erwin Saavedra, que no pudo definir con todo el arco a su disposición.

El cuadro local respondió con velocidad por el sector izquierdo e Hinestroza sacó un centro, el arquero Javier Rojas no salió a cortar y Miguel Borja aprovechó para meter un cabezazo y marcar el primero sobre los 12 minutos de juego.

El Tiburón se relajó con el gol, pero en demasía, porque fue lo único que hizo en toda esta etapa. Los celestes aprovecharon que el rival parecía conformarse con el gol que les daba la clasificación y tuvieron más el control del encuentro.

Con un tanto en contra, Bolívar estaba obligado a buscar un gol, pero siguió con el mismo sistema de jugar con cinco atrás, cuando lo aconsejable era volver a adelantar a Granell al medio. El equipo careció de profundidad y Leonardo Ramos deambulaba ante los dos centrales del Junior.

Como la pelota no le llegaba a Ramos, al menos en tres ocasiones tuvo que bajar a buscar el balón hasta el medio campo.

El segundo tiempo fue todo de Bolívar, hasta los 20 minutos creo cinco claras jugadas de gol: dos cabezazos de Quinteros, otro de Bejarano, un remate de media distancia de Justiniano y la más clara la tuvo Granell en un tiro libre que desvió apenas el arquero Viera.

Junior estaba sin ideas en la cancha, apenas cruzaba el medio sector ante el dominio del cuadro académico, al que sólo le faltaba el gol y vaya que hizo merecimientos.

Sobre los 24 minutos, Ramos le hizo un flaco favor a sus compañeros al agredir a un rival colombiano y el juez Aquino le mostró la tarjeta roja directa.

El Junior liquidó el partido en la primera llegada de riesgo que tuvo en esta etapa: Viáfara desbordo por la derecha, sacó un centro retrasado y Pajoy  fusiló a   Rojas a los 36 minutos.

 Bolívar arriesgo todo en los últimos minutos para intentar llegar al gol y forzar a la definición por penales y como estaba regalado en defensa, Hinestroza anotó el tercero en el sexto minuto de adición .

El Junior fue el rival colombiano más discreto al que debió enfrentar Bolívar, que quedó eliminado por no saber definir en el arco rival.

 

Binicio

Noticias relacionadas