Una Verde casi amateur

Marco Mejía / La Paz

 Fracaso asegurado, así parece ser lo que le espera a la Selección  en el resto del año. La idea de César Farías no llega a un equipo que no responde en la cancha. Ayer, la Verde volvió a caer por 2-1, esta vez ante  Ecuador, en amistoso que se jugó en Quito.

No se puede apostar sólo a tener una propuesta defensiva, porque es jugar al filo de la cornisa y eso es lo que le pasa a la Verde, que cuando recibe un gol en contra no tiene un plan B para ir al frente.

No es de ahora, es la historia de siempre, la Selección boliviana es inofensiva cuando se trata de ir al ataque. En la cabeza de nuestros jugadores está defender el cero y está por demás conocido que los partidos se ganan con goles.

El equipo nacional estuvo mejor organizado en comparación al encuentro que perdió  con Chile.

El partido tuvo como neto dominador a los ecuatorianos, que buscaron por todo lado abrir el marcador, pero se encontraron con un muralla de hasta nueve hombres, sólo Marcelo Martins jugaba un poco adelantado.

El lugar más débil de la Verde fue la banda izquierda y desde ese sector llegó a los 37 minutos un centro al área chica, la defensa se quedó parada, Fidel Martínez cabeceó y el arquero Javier Rojas soltó el balón y   puso en bandeja el tanto a  Martínez que no  perdonó.

Toda la estantería boliviana se vino para abajo, ahora había que salir al frente y cuando lo hizo dejó espacios y el propio Martínez estuvo a punto de anotar el segundo de la tarde.

En cambio, al otro lado, el portero de Ecuador, Alejandro Domínguez,  fue un espectador más en la cancha, recién tuvo actividad a los 41 minutos con un ingreso  de Bruno Miranda.

El segundo tiempo fue más de lo mismo para Bolivia: cero agresividad para intentar el empate, escaso compromiso de varios jugadores y pocas ganas de “matarse por la casaca nacional”. Ecuador jugó a media máquina y cuando imprimió velocidad hizo temblar al amateur equipo boliviano.

Sobre los 11 minutos, Ángel Mena dejó mal parada a la defensa y estrelló el balón en el palo, dos minutos después Wayar perdió un balón y Estrada explotó todo el callejón libre que tenía para derrotar por segunda vez a Rojas con un remate bajo, a la izquierda.

Ramallo descontó en la adición (94’), pero el gol sólo sirve para la estadística

El panorama es oscuro para nuestro seleccionado cuyo rendimiento va en picada. En junio vuelve la Eliminatoria e inmediatamente estará la Copa América. Las esperanzas son nulas, el equipo parece amateur y así no puede competir.

 

Binicio

Noticias relacionadas