Jugadores podrían ser sancionados si sigue el paro

Betty Rojas Rodríguez

Hoy será un día decisivo para el futuro del fútbol boliviano. Los capitanes y presidentes de los 16 clubes fueron convocados a una reunión (14:00) presencial con la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) para encontrar una salida al problema que atraviesa el balompié nacional, que lleva cuatro partidos sin disputarse por el paro de los futbolistas.

Los capitanes de los clubes casi siempre se rehusaron a negociar de manera directa sus demandas con la FBF; siempre lo hicieron a través de su agremiación Fabol.

En esta oportunidad, la FBF pretende negociar de manera directa con los jugadores y aunque ayer de manera extraoficial algunos capitanes aseguraron que no asistirían a la reunión, no existe un pronunciamiento oficial del gremio.

Fabol está impedido de interferir de cualquier manera en el normal desarrollo del torneo por el fallo de amparo. Sumado a ello, existen sanciones en la normativa del fútbol nacional si los jugadores no acuden a un llamado de la FBF.

El artículo 5 del Reglamento del Estatuto de la FBF, en el inciso 14 señala: “El jugador que no asista o el club que niegue la participación del jugador, en toda convocatoria realizada por la FBF, será pasible a sanciones de acuerdo al Código Disciplinario y su procedimiento, en conformidad con la normativa de FIFA”.

La dirigencia del fútbol nacional espera que los capitanes acudan a la reunión y juntos encontrar una salida que permita lograr el normal desarrollo del campeonato, caso contrario, iniciarán las acciones pertinentes en los tribunales de la FBF.

“En el caso de no llegar a ningún acuerdo con los jugadores para que los mismos se hagan presentes en el campeonato 2021, los presidentes de los clubes de la División Profesional, de acuerdo a Reglamento del Estatuto de la FBF y el Código Disciplinario, podrán a iniciar las acciones pertinentes ante los Tribunales de la FBF”, señala uno de los puntos del comunicado de la entidad federativa.

Los jugadores se negaron a iniciar el torneo profesional en exigencia a que se cumplan sus demandas, como la conciliación de deudas salariales, pero el principal pedido es la anulación del Tribunal de Apelaciones (TA).

De los siete partidos de la primera fecha, cuatro no se disputaron: Real Santa Cruz vs. Wilstermann, Blooming vs. Guabirá, San José vs. Palmaflor e Independiente vs. Oriente. En estos cotejos, los jugadores ingresaron al campo de juego, pero se negaron a disputar los encuentros.

Por este accionar y si no llegan a un acuerdo para que el torneo se desarrolle de manera normal, los jugadores se arriesgan a sufrir sanciones que van desde los tres a seis meses por incumplir el contrato.

El artículo 44 del Código Disciplinario de la FBF que habla sobre huelga ilegal señala: “El o los jugadores (…) que sin cumplir con los requisitos legales se declarare(n) en huelga, no concurriendo (…) o resistiéndose a jugar un partido oficial, será(n) sancionado(s) con suspensión de tres (3) a seis (6) meses, sin goce de haberes”.

Polémica por los integrantes de Fabol

La Federación Sindical de Futbolistas Profesionales de Bolivia (Fabol) no es reconocida por la FBF ni la dirigencia de la División Profesional, porque aseguran que los representantes de los jugadores deben estar en actividad.

Algunos jugadores en actividad sostienen que sería complicado que un futbolista atienda las demandas de sus compañeros por la mañana y por la tarde concentrarse en los entrenamientos. A ello se suma que los jugadores tienen compromisos contractuales con los clubes y no serían libres de asumir medidas.

Binicio

Noticias relacionadas