La incertidumbre ronda al torneo nacional por conflicto con Fabol

Horas cruciales se le viene a la División Profesional, ya que pese a que el viernes el Congreso de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) ratificó que este martes arrancará el torneo, la postura de Fabol es tajante en que no lo permitirán mientras sus demandas no sean atendidas.

“Tengamos fe. Apelamos a la comprensión de los futbolistas”, son las palabras que resumen el pensar de los clubes profesionales, dichas por el titular federativo, Fernando Costa, para que el torneo inicie este martes.

La FBF no reconoce la representación de los jugadores a través de la Federación Sindical de Futbolistas Profesionales de Bolivia (Fabol), motivo por el que Costa instruyó que los clubes deben negociar de manera directa con sus futbolistas la conciliación de las deudas.

Sin embargo, más allá del reconocimiento o no de la FBF, los jugadores profesionales dieron su respaldo a Fabol, para que los represente y sea a través de ellos que se negocie el pago de las deudas, que no datan sólo de la gestión 2020, sino algunas son arrastradas desde el 2019.

Fabol se reunió con los jugadores de los 16 clubes la pasada semana, donde los futbolistas firmaron unos documentos en el que sostienen: “Apoyamos todas las gestiones que en defensa y resguardo de nuestros derechos realizan los miembros del Comité Ejecutivos (Milton Melgar y David Paniagua) como nuestros legales y legítimos representantes”.

Para los dirigentes de los clubes el tema de las deudas con los jugadores podría solucionarse en las próximas horas, porque después de la firma del contrato con la empresa televisiva Telecel, a partir de mañana los “clubes contarán con recursos frescos de un adelanto por este periodo. Esta situación permitirá que los clubes saneen sus deudas y esto va a llevar que el campeonato se inicie en la fecha programada”.

Aunque en el caso hipotético en el que los clubes logren negociar con sus jugadores y lleguen a acuerdos en el tema económico, las deudas no es el punto más álgido en las demandas de Fabol.

“No vamos a permitir que el jugador empiece el torneo si no tiene seguridad jurídica”, dijo David Paniagua, secretario general de Fabol, que solicita se elimine el Tribunal de Apelaciones.

Amílcar Sánchez, capitán de Aurora, sostuvo que Fabol sólo defiende sus intereses como jugadores, porque lo que los clubes pretenden con el Tribunal de Apelaciones es revisar los fallos del Tribunal de Resolución de Disputas (TRD).

Sánchez dejó en claro que el inicio del torneo está en manos de la dirigencia.

Entre tanto sobre esta demanda del Tribunal de Apelaciones Costa señaló: “Sabemos que hay que perfeccionar, pero las correcciones deben hacerse en un congreso ordinario, que estatutariamente puede realizarse una vez por año, vamos a buscar una alternativa, pero hay que analizarla con más detenimiento”.

Fabol observa que el Tribunal de Apelaciones está integrado por cinco abogados que fueron elegidos por los dirigentes y no hay la paridad que según Estatuto de la FBF es señal que debe haber dos representantes de los jugadores, dos de los clubes y uno de la FBF.

Con este panorama es muy posible que el Campeonato Profesional 2021 no inicie este martes 9 de marzo como está programado.

Si ese caso extremo sucediera, porque el tiempo que tienen los clubes para poder negociar y llegar a un acuerdo con sus jugadores es muy limitado, la dirección de competiciones de la FBF ya analiza algunas opciones para no tener que modificar todas las fechas, que ya están programadas.

Adrián Monje, director de competiciones de la FBF, aseguró que la comisión técnica tiene todo listo y programado para que el torneo arranque este martes 9 de marzo, pero en el caso que no pueda disputarse la primera jornada del campeonato por los problemas con los futbolistas, sostiene que la mejor solución sería reprogramar sólo esta primera jornada y el torneo tendría que iniciar con la segunda porque hay espacio.

CADA CLUB RECIBIRÁ 617.187 DÓLARES

La División Profesional recibirá un total de 39.500.000 dólares durante los próximos cuatro años, por los derechos de televisión.

En ese sentido, cada año los clubes profesionales tendrán a disposición 9.875.000 que divididos entre los 16 clubes cada institución recibirá 617.187 dólares.

La División Aficionados recibirá 3 millones de dólares, por los próximos cuatro años, 750.000 dólares por año. Cada asociación recibirá por gestión un total de 83.333 dólares.

PODRÁN JUGAR EN DOS EQUIPOS ESTE AÑO

Adrián Monje, director de competiciones de la FBF, confirmó que en el torneo de la temporada 2021 un jugador podrá militar en dos clubes para cumplir con la normativa de  la FIFA.

“Un jugador podría jugar el primer semestre en Oriente Petrolero y en el segundo en Real Potosí si es que  le rescinden contrato o sucede algo”, indicó.

Agregó que está abierta la posibilidad de que el deportista sea contratado por un tercer club, pero este tendría que ser del exterior.

EL CLUB SAN JOSÉ TRATA  DE LEVANTAR LA CABEZA

San José es el orgullo orureño y uno de los clubes que más hinchada arrastra en todo el territorio nacional, pero las demandas económicas estuvieron a punto de dejarlo fuera de juego y ahora trata de resurgir.

El plantel orureño tiene instalados 19 procesos en los tribunales de FIFA y su deuda llega a casi siete millones de dólares.

Su actual presidenta, Patricia Flores y el vicepresidente Marcelo Soruco están gestionando con los demandantes para poder conciliar y negociar planes de pago, para que la FIFA levante la sanción que pesa sobre el club y así poder habilitar jugadores para la presente temporada.

De momento, el flamante técnico Thiago Leitao trabaja con un grupo de jugadores juveniles y algunos experimentados para enfrentar las primeras fechas del torneo.

“Todavía no sabemos quiénes están habilitados, quiénes no están, si se juega o no se juega, la verdad trabajando a ciegas, pero haciendo nuestro papel”, declaró Leitao, en el inicio de su trabajo.

“Sabemos que hay otros jugadores que se pueden incorporar, manejaremos entre 28 a 30 jugadores, contando con los arqueros”, finalizó Leitao.

CLUBES VAN A LA COPA SIN RITMO DE COMPETENCIA

El torneo profesional estaba planificado para iniciarse a mediados de febrero, después a inicios de marzo, pero incluso ya con una fecha definida (9 de marzo) es posible que este no se efectivice, hecho que perjudica de sobremanera a los clubes que deben enfrentar los torneos internacionales sin ritmo de competencia.

Royal Pari fue el primero que debió enfrentar la primera fase de la Copa Libertadores sólo con los minutos en partidos amistosos.

Este martes será el turno de Bolívar, que al igual que el club Inmobiliario ya eliminado de la Copa, enfrentará a Wanderers sin sumar minutos en el torneo profesional.

La siguiente semana, el 17 de marzo, será el turno de Wilstermann, Palmaflor, Guabirá y Nacional en la Copa Sudamericana.

Binicio

Noticias relacionadas