Sin jerarquía de campeón

Marco Mejía / La Paz

 Bolívar perdió la gran oportunidad de sumar su corona 30 en el fútbol profesional boliviano al caer ayer por 2-0 frente a Wilstermann, en Cochabamba. La derrota complica el panorama de los celestes, que ahora ya no dependen de sí mismos para conseguir el objetivo.

Un equipo que aspira a ser campeón debe tener jerarquía y fuerza mental para  sobreponerse, algo que no tuvo ayer la Academia en todo el partido.

De entrada los celestes se encontraron con un autogol de Roberto Domínguez, a los seis minutos, pero la impaciencia, el nerviosismo y la falta de ideas fueron una constante en el equipo que dirige el español José González, que no pudo llegar al empate.

Un remate de Arce, otro de Machado y un mano a mano de Cárdenas fueron las mejores ocasiones que fueron desperdiciadas por los celestes.

Los rojos jugaron de una manera simple: le cerraron los espacios al rival y cuando tenían la pelota salían rápido en contragolpe.

En el complemento ingresaron en Bolívar Leonardo Vaca y Víctor Ábrego, pero fueron intrascendentes en la cancha.

A los rojos les bastó  tener superioridad en varios sectores de la cancha para bloquear a los celestes y dejarlos sin ideas para poder igualar el marcador, que en esta etapa nunca corrió riesgo.

La ilusión celeste se esfumó a los 35 minutos con el segundo tanto de los rojos mediante un cabezazo del atacante Willan Álvarez.

 

Binicio

Noticias relacionadas