Guaraní golea a Tigre y mete presión a Bolívar

EFE / Asunción

El Guaraní paraguayo remontó ayer un marcador adverso (0-1) y acabó arrollando al Tigre argentino por 4-1 en la tercera jornada del Grupo B de la Copa Libertadores, en el que se mantiene como escolta del líder Palmeiras.

Los goles aurinegros fueron marcados por Bautista Merlini, Cecilio Domínguez, de penalti, Edgar «Pájaro» Benítez, y Ángel Benítez, todos en la segunda parte, mientras que Pablo Magín puso el tempranero gol del Tigre, a los 9 minutos.

Con el triunfo, Guaraní sumó 6 puntos, tres menos que el Palmeiras, que este miércoles derrotó en La Paz al Bolívar por 1-2, con lo que es cómodo líder con tres victorias al hilo.

En contrapartida, el Tigre acumula tres derrotas seguidas.

El equipo de Gorosito comenzó con el pie derecho, apostó por un juego asociado con el que impuso un juego de posesión en el centro del campo ante un Aborigen algo desorientado tanto para defender como al momento de atacar.

Y un inexplicable fallo del lateral derecho Iván Ramírez permitió que Sebastián Prieto se apoderara del balón para habilitar a Pablo Magnín, quien en carrera sacó un potente remate de zurda para abrir el marcador a los 9 minutos.

El Tigre, que viene de una pausa de seis meses por la inactividad del fútbol en Argentina, manejó las acciones la mayor parte de la primera mitad y tuvo a Diego Morales como gestor de varias jugadas de riesgo frente a la portería aurinegra.

Por su parte, los de Gustavo Costas no encontraron el camino para solventar alguna acción elaborada que pusiera en aprietos a la defensa argentina salvo los chispazos de Bautista Merlini.

La insistencia local, casi siempre por el sector izquierdo, tuvo sus frutos en una carga por este flanco cuando Merlini sacó provecho de un rebote defensivo de Abel Luciatti, en el minuto 26.

Tigre reapareció en ataque a los 32 minutos con un remate de media distancia de Diego Gallardo que el portero Servio desvió sobre el larguero y cinco minutos después Guaraní replicó con otro disparo parecido de José Florentín para una esforzada parada de Gonzalo Marinelli.

En la complementaria, la presencia de Cecilio Domínguez por el lesionado lateral Hernán Lopes y de Nicolás Maná por un improductivo Rodney Redes refrescó el ataque guaraní.

A los pocos minutos de haber ingresado, Domínguez propició un penalti que él mismo convirtió y a partir de entonces se convirtió en pesadilla de la defensa argentina, que a esas altura comenzó a acusar el desgaste.

Y el Guaraní estaba para más. Edgar Benítez, que también acaba de ingresar, se anotó el gol de mayor factura del Guaraní al regatear a dos rivales en el área y somete al portero argentino con un toque suave.

A partir de entonces, el conjunto local se multiplicó en ataque y Ángel Benítez, otro jugador de la banca que suplió a un nuevo lesionado, el defensa central Johan Romaña, se filtró en medio de la defensa y sentenció el triunfo.

 

Binicio

Noticias relacionadas