¡Decepcionante!

Marco Mejía  / La Paz

¡Que flojo Bolívar! Fue una noche oscura, la peor versión del equipo más copero del país que cayó  por 2-1 frente a Palmeiras y prácticamente está al borde de la eliminación de la Copa Libertadores de América 2020.

El de ayer debe ser el peor  compromiso de un equipo académico en las últimas cuatro décadas. No se debe poner como excusa la falta de ritmo de competencia porque una cosa es no haber tenido amistosos de preparación y otra muy distinta es la falta de actitud que tuvieron los celestes.

Al conjunto de  Palmeiras le bastó poner dos líneas de cuatro y para  la subida de los laterales del equipo local para ser el dueño y señor de las acciones en esta etapa.

Bolívar hizo todo lo contrario a lo que debía proponer anoche: nunca tuvo la capacidad física para presionar a su rival, ahogarle en todos los sectores del campo de juego, ser dinámico e incisivo y buscar las variantes para romper el disciplinado esquema que propuso su rival.

Cuesta creer que en los apuntes sólo consignemos un par de ataques de los académicos jugando de local en 45 minutos, una muestra más que anoche no funcionaron las cosas a tal punto que los últimos minutos el técnico Claudio Vivas fue a sentarse al banco de suplentes como una señal de impotencia por lo que mostraban sus jugadores en la cancha.

Lo que planteó Palmeiras fue simple e inteligente. Tuvo todo el tiempo la posesión del balón y con base en la  velocidad tuvo cinco jugadas con peligro de gol sobre el arco defendido por Javier Rojas.  Willian y Rony fueron una pesadilla para la defensa bolivarista. Cada ataque fue una muestra que en velocidad eran más contundentes que el local. Sobre los 32 minutos Rony fue derribado en el área chica por Adrián Jusino y el juez chileno  Piero Maza no dudó en cobrar la pena máxima que fue transformada un minuto después por Willian.

Bolívar introdujo en el segundo tiempo una variante: Víctor Abrego ingresó en lugar de Roberto Fernández y el joven atacante boliviano mostró más actitud en la cancha, aunque mucho no cambió el panorama en relación con  la parte inicial,  ya que Palmeiras continuó manejando el encuentro a gusto y placer frente a un rival sin ideas y escasos argumentos para inquietar a la visita.  A los 10 minutos, Arce se acordó de rematar de media distancia, enseñando el camino a sus compañeros de equipo en una noche con pocas variantes y argumentos  para el plantel bolivarista.

El segundo balde de agua fría llegó a los 14 minutos con un tremendo remate de  Menino,  que de aproximadamente 40 metros clavó el balón en el ángulo izquierdo de Rojas.

El descuento para la Academia llegó en el minuto 22 con un cabezazo de Riquelme. El tanto incentivó a los celestes a buscar el empate en el compromiso. Ingresaron en la parte final Álvaro Rey y el angoleño Anderson, pero no pesaron mucho en el campo de juego.

Palmeiras fue superior ante un abúlico Bolívar que con la derrota empieza a despedirse de la Copa en una edición  que comienza a ser un mal recuerdo para su afición.

  figura

gustavo gómez
El paraguayo  fue un verdadero caudillo en la zaga del elenco brasileño, casi impasable para sus rivales.

árbitro

piero maza
Arbitraje  sin problemas del juez chileno, quien estuvo acertado en el penal que cobró a favor del Palmeiras

Binicio

Noticias relacionadas