El G-6 trabaja para volver a las canchas y el G-8 no se mueve

Marco Mejía  / La Paz

 Sólo los equipos que conforman el G-6 están entusiasmados con el retorno del fútbol y jugar el Apertura, que está paralizado desde la fecha 12 ( 15 de marzo). Muy distinto es el panorama que presenta   el   G-8, que aún no activa el retorno al trabajo de sus equipos.

El primero en volver a su tarea fue Bolívar, con un encapsulamiento que inició el 31 de julio en un hotel de la zona de Mecapaca, cinco días después siguió el mismo camino Wilstermann, en Cochabamba.

La premura de ambos fue conseguir en principio la aprobación de los protocolos, ya que desde el 15 de septiembre deben volver al ruedo en la fase de grupos de la Copa Libertadores de América. Bajo el mando del entrenador Pablo Sánchez, Oriente Petrolero fue el tercer equipo en reanudar su tarea, el pasado 11 de agosto en su sede del barrio de San Antonio.

Guabirá y Royal Pari retornaron al trabajo presencial hace un par de días, el equipo azucarero tuvo su primera sesión en el Complejo Celina, ubicado en Montero, y el conjunto inmobiliario lo hizo en su reducto Kalomai Park. Del G-6 sólo falta que se ponga en marcha Blooming, que ya hizo las pruebas serológicas con sus jugadores y mientras se obtenga el visto bueno de su dirigencia, se continúa con los entrenamientos de manera virtual.

¿Y el resto ? Muy distinto es el panorama en los restantes ocho clubes con casos llamativos como el de The Strongest, que pese a tener hace más de un mes los protocolos aprobados aún no inició sus prácticas.

Los atigrados recibieron el visto bueno para volver al trabajo junto a Bolívar, Wilstermann y la Selección; pero oficialmente aún no arrancan sus actividades. Sólo un grupo reducido de ocho jugadores sesiona de manera informal en Achumani. El técnico Alberto Illanes pidió el retorno de sus 11 jugadores convocados a la Selección para el primer día de prácticas, que sería recién la siguiente semana.

Otro que está a punto de volver es Always Ready, uno de los punteros del campeonato que realizará sus entrenamientos en el estadio de Villa Ingenio al mando de Eduardo Villegas. Otros clubes, como Nacional, Real Potosí, Aurora, Municipal VInto, Real Santa Cruz y San José, aún no dan señales de volver a su faena habitual.  El caso de los santos es el más preocupante porque su dirigencia licenció a su plantel hasta el 2021, pero lo hizo sin saber las determinaciones que se tomarán en un consejo superior de la División Profesional.

El que también está atento a las determinaciones es el gerente de la empresa Sport TV Rights, José Quiroga, que tiene un contrato firmado con los clubes para transmitir 364 encuentros por año.

 

Binicio

Noticias relacionadas