Muere Salinas, un mecenas que quería cambiar el fútbol

Página Siete  / La Paz

Un hombre del pueblo. Un mecenas que salvó a The Strongest. Un dirigente incomprendido que quería cambiar el balompié nacional. Así describen a César Salinas Sinka, el presidente de la Federación Boliviana de Fútbol, quien murió ayer víctima del nuevo coronavirus.

Salinas también  fue un  destacado empresario de los fierros. Falleció aproximadamente a 16:00, en una clínica de la zona Sur, donde fue internado el 8 de julio con síntomas de Covid-19.

El paceño nacido en Caquiaviri, en el altiplano paceño (8 de agosto de 1961), se infectó en una de sus tantas reuniones para intentar   el retorno del fútbol.

“Era un hombre de pueblo, con mucha visión. Era muy sencillo, sin ningún tipo de excentricidad”, expresó Ricardo Llano,  dirigente de The  Strongest, club que Salinas dirigió desde 2014 hasta 2017.

Salinas fue un  empresario del acero. Inició su negocio familiar hace 30 años por iniciativa  de su esposa María Inés, quien también contrajo la enfermedad.

Llegó a The Strongest para salvarlo de una crisis económica que amenazaba a la institución. “Llegó al club en un momento complicado”, reconoció el excapitán atigrado Pablo Escobar   en Facebook. Consiguió el título del último torneo de 2016. “Puso el hombro y ordenó todo, para luego asumir un gran desafío en la FBF y con su Selección”, añadió el exjugador.

Su visión lo llevó a dirigir la federación  desde el 10 de abril de 2018.  “Fue un presidente con una dinámica diferente, muy interesado en cambiar el fútbol boliviano. Muy pocas veces comprendido, muchas veces discriminado por un sector del fútbol boliviano, muy maltratado por esos sectores  desde que asumió el mando de la federación”, lamentó Rolando Aramayo, miembro del comité ejecutivo de la  FBF.

Marco Rodríguez, otro de los directivos federativos que acompañó a Salinas,  coincidió en que “perdimos a un amigo, gran dirigente que amó el fútbol y que siempre buscó soluciones por el bien de este deporte. Nos sentimos acongojados, me adhiero al dolor de la familia de él, paz en su tumba”.

La familia Salinas

Las hijas y el hijo de Salinas  -María Eugenia, Georgina, Katerine y César Fabricio- pidieron a los medios de comunicación respetar el dolor de la familia. “Nadie tiene la vida comprada, tenemos que llevar la fiesta en paz”, dijo Salinas el mes pasado, luego de sostener complicadas  reuniones por el tema derechos de televisión .

Binicio

Noticias relacionadas