Diez positivos por el COVID-19 en la División Profesional de Bolivia

Los casos de positivos por el coronavirus en la División Profesional del fútbol boliviano suman día a día, hasta la fecha son 10 los contagiados (9 futbolistas y un entrenador), de cinco clubes diferentes, de los que dos se han recuperado y el resto está en tratamiento.

La dirigencia de Always Ready confirmó que ya son cuatro los jugadores en la institución que adquirieron el virus, el último el juvenil Josué Mamani, cuya situación se conoció este lunes mientras que en las últimas horas también se informó de que Diego Medinacelly, otro joven futbolista nacional, de las filas de Real Santa Cruz, estuvo infectado, pero desde hace una semana se encuentra bien.

El presidente del millonario, Fernando Costa, respecto de los casos que afectan a su club indicó que el médico de la institución, Erick Koziner, hace un seguimiento a los cuatro jugadores. Calificó de “complicado” el momento que pasa la institución, aunque se había previsto una situación así porque casi todos los integrantes del plantel viajaron a sus respectivos distritos y son pocos los jugadores que han permanecido en la ciudad.

Mamani se encuentra en Cochabamaba, otros dos jugadores infectados de la institución el arquero Carlos Lampe y el defensor Edemir Rodríguez pasan la cuarentena en Santa Cruz, el departamento más golpeado por la pandemia en el país, y solo Hernán Cardozo, el tercer portero del plantel, vive en La Paz.

A través de sus cuentas oficiales en las redes sociales, Always mandó palabras de aliento a Mamani: “Tienes nuestro apoyo y estás en nuestras oraciones. ¡Fuerza, Josué!”.

También Wilstermann, el club donde se formó, animó al defensor: “El virus es el rival que todos tenemos en común. Te mandamos toda la fuerza Josué, estamos seguros de que saldrás victorioso de este duro partido contra el coronavirus”.

Medinacelly

En el caso de Medinacelly, desde Santa Cruz confirmó que dio positivo, pero ya se encuentra bien. “Hace una semana fui hacerme una nueva prueba y salió negativa”, comentó.

Los primeros síntomas que sintió fueron “fuertes dolores de cabeza y fiebre durante una semana, por eso nos aislamos junto a mi padre en la casa de mi abuelo, porque los dos estábamos mal. Posteriormente fui perdiendo el gusto, también el olfato y finalmente tuve tos”.

Pese a los momentos complicados que pasó y después de tres semanas de tratamiento pudo ganarle la batalla al COVID-19.

También Moisés Villarroel, jugador de Wilstermann, superó el virus.

Se encuentran recuperándose Marcos Andia y Ricardo Suárez, jugadores de Guabirá; Alex Pontons, delantero de Real Santa Cruz, y Julio Baldivieso, director técnico de Aurora.

Binicio

Noticias relacionadas