FBF no puede asumir gastos de bioseguridad para la Simón Bolívar

Gabriel Caero Rodríguez

El director de la División Aficionados de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), Rolando Aramayo, aseguró ayer que la entidad nacional no puede subvencionar los gastos de implementación de los protocolos de bioseguridad por la Covid-19 para los 37 elencos participantes en la Copa Simón Bolívar 2020.

Asimismo, explicó que la última palabra la tiene el Consejo Superior de la División Aficionados (sobre el futuro del torneo) y que la FBF ayudará elevando propuestas  y en otro tipo de gastos.

“La federación da unos recursos de participación en la Copa Simón Bolívar que puedan permitir o solventar en algo los gastos de traslado de una sede a otra. Lamentablemente, ese tema veo difícil que la FBF pueda pagar la bioseguridad, pero no porque no quiera sino porque no puede hacerlo”, indicó Aramayo.

Según presupuestos anteriores y en base a consultas con expertos respecto a implementar los protocolos de bioseguridad, cada club debe invertir aproximadamente 18.000 dólares, sin contar que mensualmente debe gastar adicionalmente entre 4.000 y 5.000 dólares.

En caso de que la FBF hubiera determinado asumir estos gastos, el monto final por cada uno de los 37 elencos clasificados alcanza a 666.000 dólares, además que adicionalmente debería pagar entre $us 148.000 y 185.000, cifras que sumadas fácilmente pueden superar el millón en tres meses de campeonato.

“Por esta emergencia sanitaria habrá que ver todo este tema y por los costos de implementación de la bioseguridad. Entre esos costos, cada equipo debería estar al menos un par de días antes concentrados y que se hagan los exámenes para ver si tienen o no este virus (coronavirus)”, agregó el dirigente.

Por ello, Aramayo indicó que cualquier determinación, empezando del formato del torneo e incluso el número de plazas (por ahora los 37 están ratificados) deben ser atribuciones de la División Aficionados.

“No somos quienes para tomar decisiones, debemos tener propuestas para elevar a las reuniones de la División Aficionados con los presidentes de las asociaciones, que son ellos los que deben tomar decisiones”, acotó Aramayo.

Bajo este panorama, por ahora la Copa Simón Bolívar y sus 37 participantes tienen el aval de la FBF para disputar el torneo, pero en fecha y formato a ser aún definidos.

En cuanto a propuestas, Aramayo anunció que la FBF elevará algún tipo de recomendaciones para que el torneo pueda desarrollarse, siempre tomando las medidas sanitarias del caso.

Una propuesta es jugar el torneo por sedes, aunque esto demandaría mayor cantidad de cuidados y la FBF colaboraría en varios temas.

El certamen de ascenso debe contar con 37 clubes participantes de los nueve departamentos.

¿PUEDE DECLARARSE DESIERTO EL TORNEO?

El certamen de ascenso, programado inicialmente en abril de este año, fue pospuesto por la pandemia del coronavirus. Hoy, la incertidumbre lleva a preguntarse, ¿puede declararse desierto el torneo?

En la FBF no se piensa en ello, pero llega a ser la última opción en caso de que no existan condiciones para desarrollar el torneo. Es descabellado pensar en ello y se harán todos los esfuerzos para llevarlo a cabo.

“Lo último que podría ocurrir es desestimar el desarrollo de la Copa (Simón Bolívar) para cumplir con los ascensos y descensos. Agotaremos todas las instancias para que tanto el fútbol profesional como el aficionado se jueguen. Si el Gobierno dice que no se puede, se analizará todo”, indicó Rolando Aramnayo, director de la División Aficionados de la FBF.

Binicio

Noticias relacionadas